viernes, 24 de abril de 2015

ES QUE SOY ADOLESCENTE... Y NADIE ME COMPRENDE

ES QUE SOY ADOLESCENTE... Y NADIE ME COMPRENDE



Pilar Guembe - Carlos Goñi

Pilar GUEMBE - Carlos GOÑI

ISBN: 9788433027771
Colección: AMAE
Edición: 1ª
Páginas: 192
Formato: 15.5x21.5 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
"Es que soy adolescente" suena a excusa, y en 




Es que soy adolescente” suena a excusa, y en cierto modo lo es, pero ante todo es una forma de pedir ayuda. El chico o la chica que se acoge a esta premisa no siempre lo hace para montar un argumento justificativo, sino como un grito de socorro para que los padres, y los adultos en general, nos esforcemos por comprend er lo que ellos mismos no comprenden. En el fondo, nos están pidiendo que no tiremos la toalla, que no cejemos en el empeño de seguir educándolos, que cambiemos las estrategias educativas, que nos armemos de paciencia, que recordemos nuestra adolescencia, que aprendamos a tratarlos, que no los dejemos solos… Todo eso y mucho más nos lo están diciendo con sus frases adolescentes tan personales y tan universales. Este libro nos enseña a utilizar en las conversaciones con adolescentes preguntas que desafíen sus expresiones con la finalidad de hacerles reflexionar sobre lo que creen ser, sobre lo que piensan, lo que sienten, lo que quieren y lo que hacen. Y también nos ayuda a comprender a los adolescentes, algo que pasa por estar más con ellos, compartir sus inquietudes, conocer sus problemas, apaciguar sus temores, impulsar sus ilusiones… y no quitárnoslos de encima cuando comienzan a molestar








jueves, 23 de abril de 2015

Mi viaje hacia el perdón


Renaciendo de las cenizas del genocidio de Ruanda

Colección:Palabra hoy
Editorial:Palabra


"¡Matadlos! ¡Matad a todas esas cucarachas, a las grandes y a las pequeñas!". Es lo que escuchaba en una habitación de tan solo un metro cuadrado, junto a siete mujeres más, Immaculée Ilibagiza, una joven que entonces tenía 22 años y que perdió a toda su familia durante la matanza de su país, Ruanda, en 1994. Los "hutus" radicales intentaron exterminar a toda la población "tutsi", en una masacre que conmovió al mundo; pero la joven Immaculée consiguió, gracias a su fe, aprender a perdonar a los asesinos de su familia.  Tras estos hechos, y con el mismo coraje y la misma determinación, la joven ruandesa marchó a los Estados Unidos para descubrir allí por qué Dios la había salvado de la barbarie de su país. Es cuando decide contar al mundo su experiencia, encontrando un sentido a la vida a través de la fe.  En este libro, Immaculée cuenta lo que sucedió después del genocidio y cuánto tuvo que luchar para mantener viva su relación con Dios. En tierras norteamericanas, descubrirá una nueva vida a pesar del sufrimiento y de los recuerdos que tanto influyeron en su empeño por seguir al lado de Dios.  "Esta historia de terror, perseverancia y perdón nos enseña que se pueden superar las barreras que alzaron personas egoístas que jamás pensaron en la humanidad". Jeannette Kagame, primera dama de la República de Ruanda.


miércoles, 22 de abril de 2015

MISTERIOSO ASESINATO EN CASA DE CERVANTES

La acción, narrada en forma de novela picaresca, se basa en el hecho real del proceso al que fue sometido Miguel de Cervantes en Valladolid a comienzos del s.XVII acusado de haber participado en el asesinato del hidalgo navarro don Gaspar de Ezpeleta.
El historiador y novelista Juan Eslava Galán, ganador del premio Planeta 1987, ha ganado con esta novela el Premio Primavera de novela 2015 y reconstruye los hechos de acuerdo con el lenguaje literario y la mentalidad de la época del rey Felipe III, durante los años en que la Corte se había trasladado de Madrid a Valladolid. Nobles, hidalgos, funcionarios, alguaciles y justicias que formaban parte de la Real Administración apenas lograban mantener el orden entre la multitud de arribistas, truhanes, beatas y alcahuetas que vivían a la sombra de los ricos y poderosos. En uno de esos lances nocturnos el “burlador” de damas y pendenciero Ezpeleta cayó herido a la puerta de la casa donde se hospedaba Cervantes, sin que fuera posible detener al espadachín que le asestó la estocada mortal. Acusado por una vecina envidiosa, don Miguel fue encarcelado por orden del alcalde como sospechoso de haber participado en la reyerta. Gracias a la ayuda de la duquesa de Arjona y de su amiga doña Dorotea de Osuna los miembros de la familia Cervantes fueron liberados, una vez verificada la falsedad de los cargos que les habían sido imputados. Las pesquisas realizadas por doña Dorotea sirven al autor como pretexto para presentar una extensa galería de personajes representativos a las distintas clases sociales de la época. En torno a la sagaz dama que descubre al verdadero asesino de Ezpeleta, desfila una tropa de maliciosos, corruptos y ladrones que encarnan, con gracia un tanto burda, a la mejor tradición de la literatura española del Siglo de Oro. Ciertas expresiones críticas dedicadas al clero y la nobleza, atribuidas a rufianes y prostitutas, reflejan con realismo rasgos del carácter popular, sin mayores implicaciones sociales o morales.

martes, 21 de abril de 2015

LOS JUEGOS DEL HAMBRE

The Hunger Games (2008) 


[Los juegos del hambre]

 COLLINS, Suzanne

        
  • Valoración moral: Algunos inconvenientes morales
  • Público: Jóvenes-Adultos
  • Keywords: Literatura - Ciencia-ficción.

Novela de ciencia ficción para jóvenes. En un mundo futuro, una gran guerra ha dejado reducido el territorio de los Estados Unidos a 12 distritos y un distrito central, el Capitolio, que tiene sojuzgados a los demás. La principal muestra de dominio del Capitolio son “los juegos del hambre”: cada año, dos representantes de cada distrito entre 12 y 18 años son obligados a subsistir en un medio hostil y a luchar a muerte entre ellos hasta que quede un superviviente, los “juegos” se televisan en directo para todo el país. La protagonista, Katniss, una chica de quince años, se ve obligada a participar en esa prueba. Es una obra formalmente bien escrita que se lee con interés creciente. El escenario que plantea –lucha a muerte entre adolescentes- puede plantear una crítica a la sociedad actual, tan interesada en curiosear en los sentimientos y la intimidad de los demás, llegando incluso a banalizar la muerte de las personas… Fenómeno curioso desde el punto de vista sociológico, porque es precisamente ese tipo de público el que parece haber enganchado más con esta historia. En el fondo, se trata de una especie de “novela de gladiadores” que da pie a una historia cruel en el que la violencia es sólo un medio para vender más. Eso sí, respetando los lugares comunes: los buenos sentimientos conviven con la violencia, la amistad es lo primero, y las chicas son capaces de ser más fuertes que los chicos, si se tercia. En definitiva, un título dirigido a un público juvenil amante de la acción y con los ingredientes para que pueda atraer tanto al público masculino como al femenino. E.G.L. - L.D. (2010)

La tortura del silencio

AUTOR: Guido Barella


Los años de gobierno de Ceaucescu en Rumanía (1967-1989) fueron también de persecución. A las afueras de los pueblos, como una advertencia, quedan entonces los huesos de las víctimas asesinadas por la Securitate , la temible policía política rumana. Numerosos obispos y sacerdotes greco-ortodoxos fueron encarcelados y martirizados.
Marius Oprea, investigador de crímenes durante el régimen y disidente en esos años, relata al autor historias hasta ahora desconocidas, que contribuyen a entender Europa y muestran, una vez más, la locura del totalitarismo.
“Conozco a Marius Oprea por su lucha contra los residuos del totalitarismo en Rumanía, y lo apoyo públicamente para que pueda continuar investigando sobre los crímenes del comunismo”. (Harta Müller, premio Nobel de Literatura).
Guido Barella es periodista del diario Il Piccolo , en Trieste. Ha sido reelegido durante varios años consejero nacional de la Asociación Italiana de periodistas.

lunes, 20 de abril de 2015

Una distopía católica: SEÑOR DEL MUNDO

AUTOR: R. H. Benson




Ediciones Cristiandad ha tenido la excelente idea de reeditar esta extraordinaria novela de R. H. Benson, publicada por primera vez en 1907, ocasión en la que se convirtió en un best-seller. Lejos de envejecer, este libro ha cobrado con los años una enorme actualidad, sobre todo si se toma en cuenta que el autor ubica los acontecimientos que narra justamente en nuestra época, a principios del siglo XXI. Fue, en este sentido, una novela futurista y quizás la primera obra del género de las distopías. Como virtualmente escribe sobre nuestro presente, nos toca a nosotros juzgar la pertinencia de su intento y, a mi juicio, el balance es muy favorable para la clarividencia del autor.

R. H. Benson a los 35 años
Benson, como el Cardenal Newman, fue un converso del anglicanismo al catolicismo. Era hijo nada más y nada menos que del Arzobispo de Canterbury y se educó en Eton y Cambridge. Como Newman, era toda una personalidad en la Inglaterra de su tiempo. Su profunda visión teológica encontró expresión, más que en tratados teóricos, en una vasta obra literaria. Sus novelas son una suerte de “teología narrativa” de gran calado y el mejor ejemplo de ello es, justamente, Señor del mundo, que yo no tendría ninguna duda en llamar un tratado de escatología fundamental.

Naturalmente, Benson no podía acertar con respecto a los acontecimientos que se iban a desplegar a lo largo del siglo XX. La historia no es nunca predecible. En lo que sí acertó fue en lo que yo llamaría el desarrollo profundo de las tendencias metafísicas y culturales que cristalizarían en la centuria que tenía frente a él. Cuando Benson escribe, está teniendo lugar ya en el seno del catolicismo el surgimiento del modernismo. Es decir, la idea de que el cristianismo tiene que adaptarse al humanismo ilustrado y moderno para poder ser viable y pertinente en el mundo actual. Benson percibe con claridad que esta tendencia va a tener mucha importancia en las décadas por venir. En su hipotético futuro nos encontramos con un mundo en el cual el humanismo, el socialismo y la “religión positivista” de Comte han logrado construir una suerte de utopía humanitaria que, sin embargo, es en realidad una profunda mentira y, precisamente, el reino nada más y nada menos que del Anticristo, que en perfecta coherencia con la revelación bíblica ―sabia y hondamente leída por Benson―, va a ser un líder inmensamente popular y “humanitario”. El engaño del Anticristo es así tremendamente sutil. Puede confundirse fácilmente con el Evangelio, pero es justamente su contrario, como sucede en el famoso fresco de Luca Signorelli en la Capella di San Brizio, donde éste aparece como un personaje sospechosamente similar a Cristo, pero que tiene, para quien sepa verlo, al Demonio susurrándole al oído.

L. Signorelli: Predica e punizione dell'anticristo (detalle)

Nuestro mundo se parece mucho al de la ficción de Benson. No sólo porque éste logra prever algunos de los adelantos tecnológicos de los que hoy en día disfrutamos, a la manera de Julio Verne, sino porque si hay algo que nos caracteriza es la creencia en el “evangelio secular” de un mundo “humanista” en el que somos capaces de alcanzar la felicidad del hombre solo con nuestros esfuerzos, con el poder de nuestra razón y siguiendo la guía de la “naturaleza” que  nos habla a través nuestros instintos y deseos. Un mundo completamente inmanente, volcado sobre sí mismo y cerrado a la trascendencia y la alteridad de Dios. En la distopía de Benson es la Iglesia quien se mantiene fiel a la verdad y no cae en este engaño “sub angelo lucis”, pero  lo que más inquieta de una lectura de la novela es darse cuenta que, cien años después, esta confusión entre el reino de Dios y el reino del hombre se ha hecho presente, por la fuerza de la cultura ambiental, incluso dentro del ámbito mismo del cristianismo: muchas “teologías” y prácticas pastorales contemporáneas han resbalado sutilmente por esta pendiente y han terminado por obrar una suerte de reducción del cristianismo a una ética socio-política, que ve en la Escritura, la Tradición y el Dogma tan solo una especie de “soporte simbólico” que vehicula unos ciertos valores universales y en la liturgia una “celebración de la praxis” de una Iglesia entendida como una comunidad intramundana comprometida en la realización de un vago programa sociopolítico o filantrópico, cuando no en la franca colaboración con algún régimen “revolucionario” de los que de vez en cuando alzan cabeza en el mal llamado “tercer mundo”. Esto no es otra cosa que una completa secularización de la fe cristiana, por la vía de la erradicación de toda dimensión sobrenatural y por obra de una falsa y falaz contraposición de lo “pastoral” frente a lo “dogmático”. Lo cierto es que lo realmente ortodoxo —o realmente “ortopráxico”, como otros gustan decir— es el primado ontológico de la verdad sobre la caridad, como muy bien ha enseñado Benedicto XVI en su notable encíclica Caritas in veritate. Elagape, para que sea cristiano, es un amor en la verdad, un amor que brota del Logos, animado por el Espíritu Santo. La filantropía divorciada de la verdad puede derivar en grandes extravíos, como muy bien lo ve Benson: en su novela, uno de los máximos “logros” de la civilización anticrística es, por ejemplo, la eutanasia, que a los ojos de todo el mundo aparece como una cosa muy “humanitaria” y hasta compasiva.

Dicho en términos de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, el Anticristo no es un tipo como Hitler: el Führery su obvia y descarnada maldad viene a ser una “tentación de primera semana”, una seducción a obrar un mal demasiado evidente. Es más bien, una tentación de “segunda semana”: un líder “humanitario”, “filantrópico”, “justiciero”, que oculta su perversa intención bajo la apariencia de bien (sub angelo lucis, dice San Ignacio), y que por lo tanto es mucho más peligroso, porque su seducción es también mucho más sutil. No es Hitler, sino el Che Guevara, que era también un asesino psicópata, pero que ha sido estilizado como una especie de santón de la juventud y sus muy loables anhelos de justicia. Como se sabe, el camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones.

Es justamente sobre ese extravío posible que advierte la novela de Benson y su lectura es muy pertinente justamente para el momento actual que vive el catolicismo. Frente al peligro de la mundanización y la secularización de la Iglesia, hay que recuperar el horizonte escatológico, metafísico y sobrenatural del cristianismo. Porque, como dijo el Papa Francisco en unas de sus declaraciones recientes, la Iglesia no es una ONG.

Finalmente, es bueno acotar que la densidad teológica de la novela no implica que se trate de una lectura pesada. Por el contrario: es una novela muy ágil, interesantísima y provoca leerla de corrido. Ese es otro de los indicadores de que estamos frente a un gran libro que ha sido injustamente olvidado: es, a la vez, entretenido y profundo.

Para aquellos lectores que lean en inglés, el texto original está disponible completamente gratis en su edición Kindle.

Robert Hugh Benson: Señor del mundo, Madrid: Ediciones Cristiandad, 2013, 400 págs.

https://www.goodreads.com/book/show/18895456-se-or-del-mundo

TÍTULO DEL LIBRO

Sobre la tiranía. Veinte lecciones que aprender del siglo XX

On Tyranny: Twenty Lessons from the Twentieth Century ANTONIO R. RUBIO 19.JUN.2017 ACEPRENSA Disminuir Aumentar Facebook Twit...